Mis escritos

La visita esperada


La vida es un viaje en el que te encaminan por un sendero sin retorno. Hasta que un día, al volver la vista atrás descubres que has estado permanentemente viviendo en el futuro, que de ese futuro ya poco queda. ¡Tantas cosas sin hacer! Ahora yo te ofrezco el gran don: la vida eterna. Tomarás el agua de muerte, –El vampiro sostenía ante él una copa que posiblemente contuviera alguna clase de veneno- después el agua de la vida.– Señaló al cordero muerto cuya sangre había vertido sobre una pila bautismal.

Ante el inquisidor el hereje sonreía. La oferta era tentadora, sin duda. Era irrechazable. La muerte estaba ahora tan cerca que Alonso Rodrigo de Bel Agrande caería en la tentación: la última tentación. Podía sentir a la parca blandiendo la guadaña sobre sí mismo, su aliento le quemaba el cuello. Los muros de Torrecastillo, que de tantas cosas le hubieran protegido, no habían impedido la entrada de los desagradables visitantes. En su habitación con la pila, que el no acertaba a decir como llegara hasta allí, ambos le miraban. ¿Era aquél el juicio final del que tanto había leído? Era muy diferente a las amenazas que el profiriera a los condenados mientras les interrogaba.

“¡Yo soy puro! No caeré en las tentaciones del diablo.” La muerte se le acercó un paso. Mientras la miraba aterrorizado se alejo de ella en pos del vampiro.

Por eso te escogí, por tu pureza. –Pudo vislumbrar una sonrisa, que se el antojó vil, en el rostro del demonio al girarse. Los colmillos aparecían como dos perlas afiladas y cada vez eran más largas. Le tendió la copa.- Estoy aquí para ofrecerte el conocimiento.

Rodeado por las desagradables visiones, el inquisidor comenzó a palidecer. Era imprescindible que se decidiera, sentía latir su corazón cada vez con más fuerza y velocidad. Miles de maldiciones dirigidas a sí mismo aparecían en su mente.

Así me gusta. Hay miles de cosas en este mundo que no están en la situación adecuada. Tómate de ejemplo a ti mismo, te mereces la vida eterna.-¿Cómo podía la “criatura” adivinar lo que él estaba pensando? Le miró asombrado. Ese poder le hubiera ahorrado muchos penosos interrogatorios. ¿Quién sabe que más ocultaba? ¿Qué cantidad de soluciones aportaría a la humanidad el saberle poseedor de tal don?

“¿Cuál es el precio?” El vampiro sonreía cada vez más mientras la parca se alejaba. Ahora ella estaba en el otro extremo de la habitación, era solo una sombra lejana que pronto desaparecería.

Nada que no hayas ya perdido, tan solo tu alma. –Se miró por un momento y no pudo hallarla. Había desaparecido en algún momento entre su niñez y su última tortura.- Te ofrezco una compensación por tus amables servicios.

“¿Quieres decir que de ahora en adelante he de servirte?” El inquisidor se alejó del demonio y pudo ver como a la muerte le volvía la luz a acariciar la calavera.

No me has comprendido. Has perdido tu alma por que te has pasado toda tu vida sirviéndome. –Estaba ahora en una encrucijada, la muerte o el mal. Sí, era cierto, se había pasado toda su vida haciendo el mal, podía seguir haciéndolo eternamente. Tomó la copa que le ofrecía el vampiro. Al poco estaba muerto. Quedó el demonio solo con la muerte.

-Corriste un gran riesgo. ¿Y si él te hubiera pedido “el contrato”?

-Querida amiga es un riesgo que hay que correr. Lo que importa es que he ganado. Ya sabes lo que me has de dar.

-No te creas que he perdido, yo siempre gano. Por los siglos de los siglos he estado alrededor de los hombres e, incluso te he rondado a ti. Ahora, por fin, te entregas a lo que siempre evitaste. Pues yo, la más vieja entre los viejos, entrego la verdadera sabiduría a aquellos que me aceptan.

-¿Y él?- Señalo para el inquisidor.

-Ahora se ha dado cuenta de su gran error. Por fin es sabio.

–Elevó la guadaña contra el demonio y se oyó un ruido sordo de algo golpeando contra el suelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s