Mis Opiniones

…Tender a que la luna brille en lago


¿Cuántas veces hemos realizado las cosas deprisa y mal? ¿Cuántas veces no hemos puesto cuidado en lo que hacíamos? ¡Han sido tantas las veces que hemos hecho tareas a disgusto, sin poner el alma en ello!

Pero hay otro manera de actuar: procurar que “tu luna brille en el lago”. Siempre, por pequeña que sea la tarea, debemos poner lo mejor de nosotros mismos. Por ejemplo: todos los días preparamos y tomamos el desayuno excesivamente rápido. ¿Por qué no tardamos un minuto más? Con tan solo un poco de cuidado y un poco más de tiempo ganaríamos en salud y comenzaríamos el día de mejor humor. Otras veces realizamos las tareas mal y con poco tiempo para terminarlas. ¿Por qué no las hubimos comenzado un poco antes? Las habríamos realizado mucho mejor. Y muy a menudo, cuando no siempre, nos ponemos un límite de tiempo que suele ser ficticio, bien por que queremos realizar algo después, o bien por que consideramos que la acción en concreto debe de ser realizada en un “tiempo estipulado”.

En el caso en el que queramos realizar algo después no prestamos suficiente atención a lo que nos ocupa en aquel momento y por lo tanto no obtenemos el mejor resultado posible, que es el que siempre debemos de buscar. Es decir: no permitimos que “nuestra luna brille en el lago” Del mismo modo no debemos de dejarnos guiar por quién nos dice que eso se hace “en un minuto” No todas las personas necesitan el mismo tiempo para la misma tarea y las grandes obras (no nos engañemos) necesitan mucho tiempo. Hay muy pocos, si no ninguno, bendecido con el don de hacer genialidades chasqueando los dedos.

El actuar con calma y la determinación de realizar un buen trabajo trae grandes recompensas. No solo el reconocimiento de los demás, sino también un crecimiento interior que nos acompañará a lo largo de nuestra vida. Para actuar de este modo no nos debe de incentivar el obtener reconocimiento sino el afán de construir algo, de hacer mejor las cosas, de este modo creceremos poco a poco. Nos convertiremos en mejores personas, pues la mejora que experimentaremos interiormente se extenderá a todo nuestro ser.

Para conseguir este crecimiento hace falta ser consecuente con las propias acciones. “Tu luna” no brillará si no aplicas esto en todas las ocasiones. No esta bien preparar un gran desayuno para tu familia un día y al siguiente negarte a ir a ver el partido de fútbol de tu hijo. No solo para con tu familia tienes este deber, se ha de actuar así con todo el mundo. ¿Cuándo fue la última vez que hemos ayudado a alguien de todo corazón sin sentir que quizá estábamos mejor haciendo otra cosa, que aquella persona quizá no se lo merecía? El ayudar a los demás desinteresadamente hace que tu luna brille con fuerza y se refleje en los rostros de nuestros allegados.

Este consejo debe de extenderse a todos los ámbitos de la vida: Procurar dar lo mejor de uno mismo en cada momento nos convertirá en seres más felices y hará más felices a los que nos rodean. Esto nos elevará ante los demás pero nunca debe elevarnos ante nosotros mismos, pues la mejor recompensa es una tarea bien hecha y el afán de mejora interior nunca el reconocimiento ajeno (que esta ligado a este modo de actuar). Así, desde lo alto, la luz de la luna podrá reflejarse en el lago con la alegría de haber actuado correctamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s