Mis escritos

Un mundo


-Hemos encontrado otro.

-¿Os habéis comunicado?

-Sí.

-¿Te ha dicho algo claro?

-Tiene miedo.

-¿De…?

-De sí mismo.

El lugar era tan inhóspito como ningún sitio podía ser. La poca luz que llegaba de las estrella solo podía llenar parte del gran vacío que embargaba todo. Pero ellos existían. Vivían sumidos en parte en ellos mismos y en una gran parte en aquello que les rodeaba.

-Hola.

-Te he echado de menos.

-Puedo sentirlo.

-Te noto preocupado.

-Es por él.

-Lo sabía.

-He visto autodestrucción.

-¿Deseas ayudarle?

-Siempre deseo ayudar.

-Supongo que todos hemos pasado por lo mismo.

No eran dioses ni pretendían serlo. Vivían para sí mismos y para los demás… Para aquellos que eran como ellos. No podían ver las desgracias individuales sino las totales.

-Me siento solo.

-Le he hablado de ti.

-¿Qué es lo que te ha dicho?

-Que te comprende.

-Eso no es posible.

Realmente no podían hablar sino comunicarse por una forma de expresión que los seres individuales no podían comprender.

-Hoy he intentado destruir parte de mí mismo.

-¿Es la primera vez?

-No.

-Nos ocurre a todos.

-No te entiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s